Anatomía Bucodentaria Para Todos: Parte II - Cavidad Oral

publicado a la‎(s)‎ 9 jun. 2016 16:12 por Ibar Villalobos   [ actualizado el 9 jun. 2016 18:28 ]
¡Muy buenas a todos, lectores queridos!

Han sido días agitados en nuestra Escuela, pero el aprendizaje no se detiene nunca, por lo que hoy les traigo una nueva columna que nos lleva de vuelta al capítulo de Anatomía Bucodentaria Para Todos. En el episodio de hoy, analizaremos la Cavidad Oral: Labios, Vestíbulo, Mejillas.

Iremos desglosando de lo general a lo particular, algunos componentes de la Cavidad Oral, por lo que debes estar muy atento (Advertencia: este post puede ser algo denso. Siga leyendo bajo su propio riesgo).

La Cavidad Oral: Un Universo dentro de cada persona

La Cavidad Oral tiene múltiples funciones: digestiva (comemos por acá, duh), fonética (hablar), respiración accesoria y zona erógena (1313). Pero como esto es un post de Anatomía, debemos determinar sus límites, por lo que diremos que la Cavidad Oral está comprendida entre:
  • Los Labios (por anterior).
  • El Istmo de las Fauces (por posterior): límite entre cavidad oral y orofaringe (segunda porción de la Faringe ;) ).
  • El Velo del Paladar (por superior).
  • La raíz de la Lengua (por inferior).
Además, en la cavidad oral tenemos los maravillosos dientes, y la relación entre los dientes superiores e inferiores, dividirá a la cavidad oral en dos porciones
  1. Una externa, llamada Vestíbulo oral
  2. Una porción interna, llamada Cavidad oral, propiamente tal.
La presencia de los tejidos blandos en la cavidad oral, permite la existencia del vestíbulo (músculos, arterias, venas, etc), conformando los labios y mejillas

Los Labios

Son dos: superior e inferior (Thanks, Captain Obvious), y están delimitados por ciertos surcos:
  • Por superior, el Surco Subnasal (o Nasolabial).
  • Por lateral, encontramos el Surco Nasogeniano (o Nasolabial).
  • Por inferior, está el Surco Labiogeniano.
La parte roja del labio se llama Rojo del Labio o Bermellón (Rojo del labio... qué original). Esta parte es roja, porque la piel tiene características especiales, que la hacen más fina y permiten que la irrigación del tejido sea más superficial.
En el labio superior, hay dos eminencias, formadas por los fascículos incisivos del músculo Orbicular Oral, que delimitan un "canal" llamado Filtrum nasal (o subnasal).
Finalmente, a los vértices donde se reúnen ambos labios se les llaman Comisuras labiales.


El Vestíbulo oral

El vestíbulo oral es un espacio ubicado:
  • Por posteromedial: por la relación de los dientes superiores e inferiores (esta relación se denomina Oclusión).
  • Por anterolateral: por la mucosa de la cara interna de los labios y la cara interna de las mejillas.
  • Por superior e inferior: por inserciones musculares. En la región de los labios: por superior, encontramos los fascículos incisivos del orbicular oral, mientras que por inferior encontramos los músculos mentonianos. Ahora, en la región de las mejillas, encontramos, por superior e inferior, al músculo buccinador.
Existe una estructura, donde se refleja la mucosa que está unida a los dientes, con la mucosa que está unida a los labios y a la cara interna de la mejilla, llamada Fondo del Vestíbulo. Y este fondo del vestíbulo se encuentra interrumpido por la presencia de aumentos del tejido fibroso en la submucosa, que corresponde a los Frenillos Labiales
En la fotografía, se observa una lesión en el fondo de vestíbulo derecho. Además de un Frenillo labial superior.
Fotografía propiedad del Dr. Benjamín Martínez, Patólogo Oral y Docente de la U. Mayor.

Existe un Frenillo Labial Superior y un Frenillo Labial Inferior, y pueden existir frenillos labiales laterales a la altura de los caninos (como el de la foto). Estos frenillos limitan la movilidad de los labios.

El aumento de grosor de estos frenillos en algunos pacientes, puede impedir que se junten los incisivos centrales generando un Diastema (como el de Bob Esponja). Esto también puede darse en otros dientes.

Las Mejillas

Corresponde a todo lo que queda lateral a los límites laterales y posteriores de los labios, por inferior al reborde infraorbitario, y por anterior a la región parotido-maseterina. La mejilla, al igual que el labio, tiene un sustento muscular dado por el Buccinador.

En la mejilla encontramos una prolongación de tejido adiposo, llamado Cuerpo Adiposo de la Mejilla (antiguamente, Bola adiposa de Bichat), que le da volumen a esta y está muy desarrollado en los recién nacidos -hay gente que para ser verse más atractiva se realiza una Bichectomía, quedando menos cachetones-. 

En la cara interna de la mejilla, encontramos la Línea De La Oclusión o Línea Alba, producida por la oclusión (relación) de los molares en la cara interna de la mejilla, y es muy marcada en los pacientes con bruxismo (lee nuestro artículo ;) ).

Finalmente, y como dato odontológico, en la cara interna de la mejilla, frente al primer molar superior, encontramos un botón o prominencia de mucosa, que corresponde a la Papila Parotídea, que es el punto de salida del Conducto Parotídeo (Ex- Conducto de Stenon), que trae la saliva producida por la Glándula Parótida -Si ves la papila, puedes presionar la mejilla del paciente para ver la secreción... pero como recomendación, usa paraguas-.

Eso es todo por ahora, lectores.
Esperamos que hayan sobrevivido a este nuevo artículo, que ha sido un agrado escribir (<3).
Aún nos quedan estructuras de la Cavidad Oral por analizar, pero hemos sentado las bases y definido conceptos claves que facilitarán la comprensión de lo que vendrá después.
Recuerden compartir la publicación, avisar a sus amigos de las carreras de salud y comentar qué opinan de la publicación.
Estamos en Facebook o mail a soceoudp@mail.udp.cl.
Nos leemos en una próxima oportunidad.
Hasta entonces!



Comments