Sobre Cepillos, Hilos, Sedas y más: Técnicas de Higiene Oral

publicado a la‎(s)‎ 20 jun. 2016 22:02 por Ibar Villalobos Fuenzalida   [ actualizado el 21 jun. 2016 7:29 ]
¡Muy buenas a todos!

Esperamos que tengan una buena semana, y para partir a lo grande, hoy hablaremos brevemente sobre la correcta forma de higienizar nuestras bocas. Si bien no es labor de un profesional no odontológico enseñar estas técnicas a un paciente, sí considero importante que estos mismos profesionales sepan llevar un buen control de su salud oral (así que después de leer esto, partiste derecho a lavarte la jeta).

Dicho esto, les contaré un poco sobre cepillos, hilos, sedas y colutorios. Además, explicaremos (dentro de lo posible) cómo realizar una correcta técnica de cepillado.

¡Comencemos!
El Cepillo

El cepillo ideal tiene características específicas que son universales, así que la próxima vez que vayas al supermercado, no compres el más barato ni el más caro. Compra el que sirve.

El Cepillo se compone de un mango, un cuello y la cabeza.

Sobre el Mango: es la porción más larga y por donde tomas el cepillo. 
  • La televisión y algunos dentistas intentan convencer de que lo mejor es que el mango sea angulado o se pueda doblar fácilmente con el fin de que llegue a todas partes. Pero en realidad, la mayoría de los cepillos buenos poseen un mango recto y firme, que no se dobla al momento de usarlo.
  • Idealmente, uno debería tomar el cepillo como toma el lápiz, pero la mayoría de la gente lo toma cerrando el puño. Intenta y ve cómo te resulta más cómodo.

Sobre la cabeza: es la porción funcional del cepillo, pues contiene las "cerdas", que se frotan contra las superficies de los dientes. 
Como futuros dentistas y dentistas, se ha llegado a convención que los mejores cepillos son:
  • Suaves o Ultrasuaves: dile a tu papá o abuelo, que el cepillo duro o mediano no sirven.
    • La dureza de la cerda o la fuerza con la que te laves los dientes no se traduce en mayor limpieza.
    • Lo único que se logra usando esos cepillos, es generar una constante irritación a la encía, que al verse presionada una y otra vez, se recoje y expone los cuellos de los dientes. 
    • Esto último, además de ser anti-estético, puede generar un problema de hipersensibilidad.
  • Cabeza de tamaño pequeño: con una cabeza grande, tendrás dificultad de acceder a todos los sitios que debes limpiar. Busca una que consideres que sea de un tamaño correcto para ti, idealmente, una pequeña.
  • Sin Angulaciones y Corte recto: muchos cepillos que venden en el mercado, tienen cerdas con cortes extravagantes, que realmente no sirven de nada. Lo ideal es que tengan un corte recto, es decir, todas las cerdas a la misma altura.
  • Gran cantidad de cerdas y bien tupidas: más es mejor, porque te garantiza que más de alguna llegará a limpiar las zonas difíciles.
  • Sin "gomitas limpiadoras": actualmente, venden muchos cepillos que además de cerdas, traen unos filamentos plásticos gruesos que supuestamente sirven para limpiar la encía, la lengua, la loza, el auto, etc. Pero no, no tienen función alguna, son (por así decirlo, y sin ánimos de ofender) un caza bobos. ¡No lo seas!.
  • Pueden tener o no, en su parte posterior, un limpia lenguas. Ese trabajo lo puedes realizar fácilmente con las mismas cerdas del cepillo, pero la siutiquería no tiene límites y tuvieron que "inventar" una parte especial para esa función, y así cobrar más. Usted juzgue.
  • Vida útil: 3 meses con suerte... mucha suerte. Nunca 6. De hecho, recomendamos cambiar de cepillo cada mes, pues con el tiempo, este adquiere una cantidad de bacterias importantes. Ah, y obviamente, si está todo chascón... no seai' leso y cámbialo.
¿Recomendaciones? Entre los estudiantes de Odontología está muy de moda el Vitis 5460 (tiene 5460 cerdas... wow), pero también son buenos el vitis Encía, PHB Super 6. Son algo carozzis, pero te aseguro que son una inversión importante, porque pueden marcar la diferencia entre una buena y una mala lavada de dientes.

Con una pequeña ayuda de mis amigos: Hilo, seda y cinta.

El cepillo es la base de la higiene oral, pero es fundamental llevar a cabo una limpieza que asegure la no aparición de enfermedades. De hecho, el cepillo es capaz de eliminar en promedio sólo el 43% de la placa bacteriana (así que preocúpate).
Es por esto, que nosotros remarcamos a nuestros pacientes la importancia de ayudarse de otros elementos de higiene oral, tales como la seda o hilo dental, enjuagues y cepillos interproximales.

Primero, debemos destacar que tanto el hilo como la seda están hechos en base a lo mismo: filamentos de nylon o plástico (como el teflón). La única diferencia que tienen entre sí es la cantidad y ordenamiento que le den a los filamentos.

Dentro de las opciones que ofrece el mercado, encontramos muchas marcas y formatos, pero en general hay:
  • Seda: se deshilacha y rompe facilmente.
  • Hilo dental con cera: útil en remover restos de comida, pero es demasiado fino como para eliminar efizcamente la placa bacteriana entre los dientes. Se dice que la cera permite que se deslice mejor entre dientes... quizás.
  • Hilo dental sin cera: el hecho de no tener cera (según algunos), permite eliminar mejor la placa entre los dientes que el encerado (quizás x2).
  • Cinta dental: es rectangular y más ancha. Si la gente no usa seda ni hilo, imagina cuántos usan cinta... (cuek).
  • Con o sin flúor, menta o no, da lo mismo.
La invitación es a que primero, comiences a usar el hilo. Introdúcelo a tu rutina dental, y luego, prueba marcas, ve cual te gusta más. Siempre y cuando, lo hagas bien. Más adelante veremos por qué el hilo es de cuidado al momento de su uso.

Enjuagues: ¡El Mito es Cierto!

También son importantes al momento de completar la higienización de la boca, pues reducen mediante mecanismos químicos el biofilm asociado al diente, que es el causante de la gingivitis y las caries.
Dentro de los colutorios o enjuagues, encontramos distintos grupos que se diferencian por el principio activo que utilizan, y se los diremos con marca y todo (corta).
  • Aceites esenciales: Listerine.
    • Funciona.
    • De uso regular.
    • Tienen compuestos para el buen aliento.
    • La gente reclama que les quema la boca (especialmente el amarillo, es como comer carbón esa cuestión).
    • Contienen alcohol, lo que ha causado controversia porque algunos dicen que puede ser causante de cáncer oral. Sin embargo, existe una variedad "sin alcohol".
    • Algunos dentistas dicen que producen tinciones a los dientes... allá ellos.
  • Triclosán: Colgate Plax.
    • Funciona.
    • De uso regular.
    • Tiene poco alcohol.
    • No tiene efectos adversos.
    • Dura más.
    • El triclosán está en ojo del huracán, porque se dice que produce cáncer y alteraciones hormonales (en estudios con ratones), pero la FDA (Food and Drug Administration) ha declarado que hasta el momento no hay evidencia para decir que es un riesgo para los humanos.
  • Cloruro de cetilpiridinio: Colutorios Vitis.
    • No funcionan tanto.
    • Producen tinciones.
    • Su efecto no dura mucha.
    • Existe gente alérgica a este compuesto, así que si se te irrita la boca al probarlo, no lo vuelvas a usar.
    • Si bien no es tan bueno, otros colutorios contienen el compuesto para tener mejor efecto.
  • Clorhexidina (CHX): Oralgene, PerioAid, Cariax.
    • La clorhexidina es una molécula que tiene la cualidad de ser un antimicrobiano de amplio espectro, muy utilizado en odontología.
    • Es muy bueno, pero es indicado sólo en personas que realmente lo necesitan. Además tiene una serie de problemas.
    • Uso con precaución.
    • Tiñe los dientes con su uso a largo plazo.
    • Altera la sensación del gusto.
    • Puede provocar erosiones de la mucosa oral.
    • Es tan potente, que su uso desmedido puede alterar drásticamente la microbiota oral, provocando infecciones por microorganismos oportunistas, como la Cándida Albicans.
    • El PerioAid tiene Cloruro de Cetilpiridinio para un mejor efecto.
    • Por todo lo descrito, sólo se usa bajo indicación profesional.
Técnica de Cepillado: la hora de la verdad.

Existe una técnica de cepillado por cada dentista que existe en el mundo, sin embargo, de forma transversal, se suele indicar en adultos con su motricidad fina intacta, la llamada Técnica de Bass Modificada. Pero antes, debemos solicitar que cuando te laves los dientes seas:
  • Ordenado: establecer un orden y respetarlo al momento de lavarte los dientes.
  • Esquemático: si comienzas por la derecha del maxilar, asegúrate de limpiar bien antes de pasarte a la izquierda. Y terminar bien arriba, antes de empezar abajo.
  • Constante: lávate los dientes 3 veces al día, después de las comidas más importantes. Y aún así, ponle más color a la lavada nocturna, porque mientras duermes baja el flujo salival, que protege a los dientes de los efectos ácidos.
Para la Técnica de Bass Modificada, se indican los siguientes pasos.
  • Primero, se posiciona el cepillo en forma horizontal, colocando el 50% de las cerdas en diente y el 50% la encía. No intentes lavar más de un diente a la vez, porque no resulta.
  • Las cerdas se posicionan en 45°, mirando hacia el cuello del diente, con el objetivo de que se introduzcan en el surco gingival (entre el diente y la encía).
  • Se ejerce una presión ligera, movimientos rotatorios o circulares. Estos movimientos rotatorios se pueden acompañar de una ligera vibración. Lo importante no es la fuerza con la que limpiemos los dientes, si no hacer que las cerdas lleguen a todos los lugares y se ejerza el movimiento rotatorio para sacar la placa bacteriana adosada al diente.
  • Para limpiar los dientes posteriores, debemos colocar cepillo horizontal u oblicuo. Mientras que para limpiar las caras de los dientes anteriores, que miran a la lengua y el paladar, debemos poner el cepillo en sentido vertical. Otro aspecto fundamental, es que al cepillar, te preocupes de introducir los filamentos del cepillo entre los dientes, ejerciendo una presión ligeramente mayor entre los dientes al limpiarlos.
  • Finalmente, para limpiar las caras con las que mordemos (caras oclusales), se debe colocar el cepillo en sentido horizontal con movimientos anteroposteriores, barriendo todo lo que haya en los surcos y fosas de los dientes. 
  • En el mejor escenario, uno se demora 5 segundos por cada cara del diente, pero te aburrirás. Todos se aburren de mirarse al espejo (aunque sean extremadamente guapos como), por lo que te recomiendo que pongas música, que lo hagas mientras ves tele o caminas por tu casa (sólo ten cuidado de que no se te caiga la pasta al suelo jejeje). 
Ahora, les adjuntamos un video que contiene más o menos todo lo que hemos visto, así podemos ilustrarlos de mejor forma. 
El video no es nuestro. Lo hemos robado de Youtube.

Técnica de Higiene Oral

LA PRÁCTICA HACE AL MAESTRO


Como habrán visto, el tema es interesante y útil, por lo que estas herramientas que les hemos dado pueden comenzar a emplearlas y ver resultados a corto plazo.
Lamentablemente, me he extendido demasiado en este post, por lo que haré una segunda parte hablándoles un poco sobre las pastas dentales (tipos e indicaciones), además de los cepillos interproximales, que son otro elemento adicional de higiene oral y que juega un rol importante en pacientes periodontalmente comprometidos.
Esperamos ver sus comentarios o dudas en nuestro Facebook!
Estoy siempre atento a sus opiniones.
Saludos cordiales y nos estamos leyendo en una próxima ocasión.
Comments